LO SIENTO FEDERICO

Como cada año rindo homenaje a uno de los más grandes intelectuales de España que en los primeros días de aquel golpe militar dejó su sangre en la madrugada del 18 de agosto en el camino que va de Viznar  a  Alfacar.

El miedo impulsó al poeta  a volver a su Granada. El 14 de julio a las 09:00 de la mañana, Rafael Martínez Nadal acompañaba a Federico hacía su muerte, un camino incierto que comenzaba en la estación de Atocha.

Al llegar se refugiaría en su casa de verano de la Huerta de San Vicente en el barrio granadino del camino de Ronda.

El 15 de julio el diario republicano “El defensor de Granada” publica su sentencia de muerte. Lorca ha vuelto a Granada. Unos días después comenzaría su cuenta atrás. El regreso a su adorada ciudad fue la peor decisión. Como suelen decir los taurinos, Granada en el 36 no era una buena plaza. Las envidias y los odios están a flor de piel y Lorca era la antítesis al grandioso alzamiento. Poeta, dramaturgo, culto y maricón. Defensor acérrimo de las misiones pedagógicas de la II República, de llevar cultura a los sitios más recónditos, de normalizar personas, de subir a los gitanos  a los escenarios y contar sus historias. Como ya he mencionado antes, todo lo contrario a los que los defensores del alzamiento tenían preparado para la nueva España. Un país sin cultura es más fácil de dominar.

Teatro itinerante, La Barraca. Misiones pedagógicas

El 9 de agosto, Federico, decide refugiarse en la casa de la familia Rosales, animado por su gran amigo y también poeta Luis Rosales, afiliado a la falange unos días antes. El sitio no podía ser más seguro.

 Un mes después de su llegada, Ramón Ruíz Alonso, miembro de las escuadras que sembraban el terror en Granada y ayudante del verdugo, hace saber a Queipó de Llano que el poeta está en Granada, en casa de los Rosales.  Es el mismo Ruíz Alonso el que redacta la denuncia, a veces la vida es así de caprichosa, el hombre que denunciaba a el poeta, muy crítico con los ideales de Federico y con la cultura, terminaría siendo el padre de tres de las actrices más reconocidas de este país, Enma Penella, Terele Pavez y Elisa Montes.

La tarde del 16 de agosto se presentan en la casa de los Rosales para llevarse al poeta, ya lo dijo  Luis Rosales

“La vida del hombre más importante de España estuvo en manos de alguien que no valía nada, que no era nada, que no fue nada y que no es nada”.

La madrugada del 18 de agosto, Lorca es fusilado junto a dos banderilleros anarquistas, Francisco Galadí  y Joaquín Arcoyas y el maestro Dióscoro Galindo. Aquella fatídica noche, Lorca cerraba los ojos para siempre, desplomándose sobre la tierra que había regado con su sangre. Allí quedó, insepulto, frente a su Granada.

Tengo la esperanza que algún día terminaremos recuperando la memoria, la cultura y la humanidad del poeta y cuando llegue ese día, Lorca será el gran símbolo de reconciliación de este país.

Mientras tanto, yo seguiré pidiendo perdón a Federico.

Fermina M. C. Cañaveras

fotografía de el correo de andalucía

-Leer las siguientes categorías:

·Historia moderna de España

·Historia contemporánea de España

·Historia del Derecho

·Historia medieval de España

Artículos Relacionados

1 comentario en “LO SIENTO FEDERICO”

  1. Esta historia como otras tantas ,no se a hecho justicia y creo que nunca se hará ,como dice el texto en España no quería a gente culta ni a maricones como les llamaban ,esto es lo inculta que era España y los españoles ,pero seguimos avanzando o estamos aun en esa España ? ,creemos que a lorca ,le daríamos su lugar o aun existe gente que puertas para fuera acepta y puertas a dentro no ?

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *